El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel no busca agravar la situación, sino que «está listo para cualquier situación».

En la víspera de su visita a Moscú programada para el 9 de mayo, Netanyahu reiteró que Israel no permitirá la supuesta presencia militar iraní en sus fronteras del norte, incluso si lleva a acciones militares.

«Las reuniones con el presidente ruso son siempre importantes para la seguridad de Israel y en términos de coordinación entre los ejércitos israelí y ruso … pero la reunión de esta semana será de particular importancia a la luz de los esfuerzos de Irán para atrincherarse en Siria», dijo Netanyahu a una reunión de gabinete.

Afirmó que en los últimos meses, soldados iraníes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica habían estado enviando modernas armas ofensivas y defensivas a Siria, incluidos drones, sistemas de defensa aérea y misiles tierra-tierra.

«Estamos decididos a detener la agresión iraní contra nosotros», subrayó el primer ministro.

La situación en la vecina Siria, donde Israel trata de evitar el presunto crecimiento de la influencia de Irán y lograr la comprensión de Moscú, se considera el tema central en la agenda del diálogo con Rusia y el principal factor de su intensificación en los últimos años.

La visita de Netanyahu a la capital rusa se lleva a cabo en medio de una discusión internacional sobre la necesidad de estrechar el acuerdo nuclear con Irán o anularlo si la auditoría, por la cual Israel y Estados Unidos están agitando, será imposible.

Netanyahu hizo hincapié en que Irán está suministrando armas a Siria que representan un peligro para Israel y que es mejor oponerse a Teherán antes que después.

Irán ha negado repetidamente tanto la presencia militar en suelo sirio, excepto los de asesores militares, y que buscó un arma nuclear, acusando a Israel de despertar sospechas en su contra.

Fuente