Tras el plan estadounidense de anunciar su decisión sobre el acuerdo nuclear de Irán el martes, el presidente de la República Islámica, Hassan Rouhani, dijo que Teherán buscará «relaciones constructivas con el mundo», pero actuará en función de sus intereses.

«Si estamos bajo sanciones o no, debemos mantenernos en pie. Esto es muy importante para el desarrollo de nuestro país», dijo Rouhani en una reunión con los gerentes petroleros en Teherán.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que la «feroz reacción de Teherán a la violación del acuerdo nuclear con las principales potencias no será agradable para Estados Unidos».

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, siempre ha calificado el trato con Irán como «horrible». El 30 de enero, Trump le pidió al Congreso que abordara las fallas del «terrible acuerdo nuclear de Irán», luego de que a fines de octubre el presidente estadounidense se negó a volver a certificar el acuerdo nuclear, acusando a Teherán de violar el espíritu del acuerdo.

Recientemente, Bahram Qasemi, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, dijo que Teherán está preparado para todos los escenarios cuando Trump decida si renueva las exenciones de sanciones el 12 de mayo.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, el Reino Unido y Francia emitieron una declaración conjunta en la que aseguran que sus países permanecerán en el JCPOA, incluso si Estados Unidos se retira.

El JCPOA fue firmado por Irán con los Estados Unidos, Rusia, China, el Reino Unido y Francia, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania y la Unión Europea en Viena el 14 de julio de 2015.

Fuente