Las relaciones entre Irán e Israel han sido tensas en los últimos meses, con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu acusando a Teherán de seguir trabajando en su programa nuclear a pesar del acuerdo negociado en 2015.

Benjamin Netanyahu ha acusado a Irán de plantar «armas muy peligrosas» en Siria en un intento de amenazar a Israel.

Según el primer ministro, Irán está «buscando plantar armas muy peligrosas en Siria … para el propósito específico de nuestra destrucción [de Israel]».

Continuó señalando que las presuntas acciones de Irán están dirigidas contra Israel, ya que Teherán «llama abiertamente, diariamente, por la destrucción, la eliminación de Israel de la faz de la tierra».

El reclamo del primer ministro israelí se produjo después del 3 de mayo y dijo que Israel había obtenido 100.000 documentos impresos y digitales que, según él, prueban irrefutablemente que el programa nuclear de Irán tenía un componente militar secreto, cuyo nombre clave era «Proyecto Amad». Esta declaración se hizo poco antes de la fecha límite del 12 de mayo, cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidirá si Washington seguirá siendo parte en el acuerdo nuclear.

Fuente