Israel ha llevado a cabo lo que llama una de las operaciones militares más extensas en años contra decenas de objetivos «iraníes» en Siria. Teherán necesitará «mucho tiempo» para recuperarse del ataque masivo, según la IDF.

Irán pagó un «alto precio» con múltiples ataques aéreos israelíes contra lo que Tel Aviv dice que fueron objetivos pertenecientes a la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní, dijeron el jueves las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF). Los ataques nocturnos se produjeron en respuesta a un ataque dirigido contra objetivos israelíes en los Altos del Golán, que Tel Aviv atribuye directamente a las fuerzas iraníes. El presunto ataque iraní no causó víctimas ni daños a la infraestructura israelí, ya que ningún cohete alcanzó territorio controlado por Israel.

«Irán necesitará mucho tiempo y recursos para rehabilitar sus infraestructuras operacionales, militares y de inteligencia a las que atacamos esta noche», dijo un portavoz de las FDI, según Ynet, advirtiendo que «cualquier otro intento» de dañar a Israel «pagará aún más».

Un mapa de los objetivos militares proporcionados por el ejército israelí muestra varios sitios cerca de Damasco y también cerca de la frontera entre Siria e Israel. El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, afirma que «toda la infraestructura iraní» en la república árabe fue atacada.

Mientras afirma que Tel-Aviv no busca una escalada adicional, el IDF dice que «el régimen sirio será responsable de todo lo que ocurra en su territorio», y ha advertido contra cualquier ataque de represalia.

«Deben entender que si llueve aquí, se derramará allí», dijo Lieberman en la conferencia de seguridad de Herzliya, cerca de Tel Aviv, varias horas después de la operación. Añadió que las fuerzas israelíes siguen en alerta máxima, pero espera que este «capítulo» esté terminado.

El asalto nocturno en el territorio sirio fue uno de los más grandes en los últimos años, según el comunicado de las FDI. Dijo que los aviones israelíes atacaron sitios de inteligencia y depósitos de armas, entre otros objetivos militares presuntamente operados por las fuerzas iraníes. La prensa estatal siria dijo anteriormente que un radar sirio fue alcanzado en el ataque, mientras que «decenas» de misiles entrantes fueron derribados.

El ataque puede ser el más grande desde 1974, cuando Israel y Siria firmaron un acuerdo de desconexión que puso fin a la Guerra árabe-israelí de 1973 (Guerra de Yom Kippur), según Haaretz, que citó a una fuente no identificada en el establecimiento de seguridad israelí.

Fuente