El vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, desmintió que el presidente del país latinoamericano haya amenazado a Estados Unidos y señaló que Washington no solo ‘amenaza’ sino destruye pueblos del mundo, como en Siria, Irak, Panamá y Brasil.

“A diferencia de Venezuela, EE.UU.no solo vive amenazando, sino que vive destruyendo pueblos: Irak, Siria, Libia, aquí mismo Panamá, Nicaragua, Brasil, etc., ellos vienen atacan, agreden y asesinan y después viene un señor como éste que no amenacen a Trump”, indicó el miércoles Cabello en respuesta al nuevo embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo.

El pasado martes, Trujillo adujo que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, debe recordar que al amenazar al Estados Unidos lo está haciendo con la primera potencia del mundo. “Al presidente Trump no se le amenaza”, sentenció.

Al respecto, el también diputado de la Asamblea Nacional (AN) subrayó que “nadie” en Venezuela ha amenazado ni al mandatario estadounidense, Donald Trump, ni a cualquier otra persona, sino lo único que Caracas ha exigido es respeto a la soberanía del país, ya que “nunca” se arrodillará ante el imperialismo, pese a sanciones o presiones.

“Acá nadie ha amenazado a Trump, nosotros no amenazamos a nadie, ni Venezuela, ni Nicolás, ni el Comandante (difunto venezolano Hugo) Chávez, ni la Revolución Bolivariana jamás ha amenazado a alguien, lo que hemos dicho es que somos libres, soberanos y que no nos arrodillamos ante ningún imperio, eso téngalo por seguro”, acentuó Cabello.

Las observaciones de Trujillo sobre Venezuela en la OEA provocaron también la crítica del presidente de Bolivia, Evo Morales. Cuando el funcionario estadounidense criticó la presencia del representante venezolano en la cumbre, el mandatario boliviano dijo que el nuevo funcionario estadounidense “se toma atribuciones que no le corresponden”.

Desde que el inquilino de la Casa Blanca asumió el cargo, impuso varias tandas de sanciones contra el Gobierno de Venezuela las cuales según autoridades estadounidenses, se deben a la “represión de la democracia” en Venezuela. Una acusación rechazada por las autoridades venezolanas.

Caracas, por su parte, denuncia que Washington tiene como fin, presionar al Gobierno legítimo de Venezuela así como derrocar a su opositor sudamericano.

Fuente