Junto con otras siete personas afiliadas a la dirección del productor de cemento francés Lafarge, Jacob Wærness ha sido acusado de pagar dinero a organizaciones terroristas para mantener en funcionamiento la fábrica en la Siria devastada por la guerra.

Jacob Wærness, de 40 años, ex empleado del Servicio de Seguridad de la Policía (PST), ha sido arrestado en Francia por supuestamente pagarle a terroristas en Siria, informó el noruego TV2.

Entre 2011 y 2013, Wærness se desempeñó como jefe de seguridad en el fabricante francés de cemento Lafarge, que tenía una fábrica en Jalabiya, en las cercanías de Alepo, en el norte de Siria. Después de que las fuerzas del gobierno sirio se retiraran del área en 2011, se informa que Lafarge tuvo que forjar contactos con varios «grupos combatientes». Al mismo tiempo, Daesh * comenzó a operar en el área.

Wærness, quien habla árabe y era el gerente de seguridad de la compañía en ese momento, está acusado de haber estado en contacto ilegal con varios grupos rebeldes en Siria. Según los investigadores, Wærness es también el primer funcionario público en admitir que la rama siria de Lafarge dio dinero a grupos terroristas, primero en un libro que salió en Noruega en 2016 y luego en varias entrevistas posteriores.

Sin embargo, en una entrevista muy comentada con la emisora ​​nacional noruega NRK, Wærness rechazó pagar dinero directamente a los terroristas.

«Nunca pagué dinero directamente a estos grupos. Las únicas veces que pagué dinero fueron rescates por rehenes pagados a grupos dentro de los terroristas FSA [ejercito sirio libre]», dijo Wærness.

En otra entrevista con el noruego A-magasinet, sin embargo, Wærness describió este período como un «deterioro constante» y agregó que «las milicias crecían constantemente» en ese momento. También admitió que la compañía pagó dinero a lo que más tarde se conocería como Daesh, antes de que el grupo fuera clasificado como una organización terrorista.

Según Wærness, Lafarge terminó pagando impuestos y tarifas como pago por la protección de los recursos necesarios necesarios para la producción de cemento, como el petróleo y la grava.

«Era importante mantener esa fábrica en funcionamiento, no por el beneficio, porque perdíamos dinero todo el tiempo, pero con el objetivo de mantenerlo. Esto fue llevado demasiado lejos», dijo Wærness.

Según el diario francés Le Monde, Wærness fue arrestado el 4 de mayo en la sala de tránsito del aeropuerto Charles de Gaulle en París. Incidentalmente, Wærness está presente en la lista siria de personas que serán arrestadas si regresan alguna vez a Siria, afirmó NRK.

El asesor principal de PST, Siv Ahlsén, se negó a comentar sobre este asunto.

Según el informe presentado por la firma contable PricewaterhouseCoopers (PwC), Lafarge pagó € 12,9 millones ($ 15,4 millones) a varias facciones locales en Siria, entre julio de 2012 y septiembre de 2014. Una gran parte de los pagos se asignó para garantizar la seguridad de la planta y el personal.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;