A última hora del jueves, todos los insurgentes se retiraron de tres ciudades en las afueras del sur de la capital siria, Damasco, Yelda, Babila y Beit Sahm, informó la agencia de noticias SANA.

Los últimos grupos de insurgentes y sus familiares abordaron autobuses que los llevarán a Idlib y Jarablus.

De acuerdo con un acuerdo local de alto el fuego, más de 5.000 insurgentes y sus familiares abandonaron los tres poblados en los últimos siete días. Otros depusieron sus armas para hacer uso de la amnistía, declarada por el gobierno del país.

Según la televisión Al-Mayadeen, los zapadores del ejército sirio ya comenzaron a desminar esos barrios. El viernes, patrullas de seguridad y unidades policiales ingresarán al área.

Actualmente, las tropas del gobierno sirio continúan su ofensiva en el vecindario de al-Hajar al-Aswad y el campamento de refugiados de Yarmouk, ubicado a unos 7 km del centro de la ciudad de Damasco, que están en poder del grupo terrorista Estado Islámico (proscrito en Rusia).

La operación militar al sur de Damasco, lanzada el 20 de abril, tiene como objetivo expulsar a los terroristas de las afueras del sur de la capital siria y desbloquear la estratégica carretera Damasco-Ammán.

Fuente