Los residentes de la aldea de al-Jarniyeh, ubicada en el occidente de Raqqa en Siria, tomaron las calles para protestar contra el «reclutamiento forzado y las medidas brutales» empleadas por las milicias kurdas que controlan el área, informa la agencia de noticias Fars.

Al parecer, los manifestantes pidieron a las fuerzas kurdas que completaran su retirada del área.

Según fuentes locales citadas por Fars, los residentes civiles de Raqqa Central fueron atacados anteriormente por los insurgentes kurdos después de que los primeros organizaron una protesta contra la presencia militar de los EE.UU. en la región, con al menos siete manifestantes arrestados durante el alboroto.

Además, varios funcionarios y comandantes militares kurdos fueron asesinados en Raqqa en medio de lo que la agencia de noticias describió como un «levantamiento popular intensificado», mientras que al menos un insurgente kurdo fue asesinado por asaltantes desconocidos en la provincia de Hasakah.

Fuente