Ya es demasiado frecuente observar en el panorama internacional el desdén y menosprecio de los gobiernos de Estados Unidos hacia la organización de las Naciones Unidas y a los tratados internacionales, en general al derecho internacional.

En su ambición por los recursos naturales de otros países y de expandir su poderío internacional, los gobiernos de Estados Unidos han venido atropellando todo lo que para ellos significa obstáculos, no guardando formas ni respetando instituciones, tratados y principios que venían orientando de alguna manera el panorama internacional.

Es así como podemos observar, como se lleva a la torera resoluciones de la ONU, la Oinión de organismo internacionales especializados y en muchas oportunidades contraría, las propias resoluciones de esos entes, que tratan de limitar su poderío o impedir sus abusos y amenazas.

Solo citaremos algunos casos, que nos parecen emblemáticos para ratificar lo que venimos advirtiendo:

En 2003 desconoció la resolución 1441 del Consejo de Seguridad de la ONU, que excluía el uso de la fuerza en Irak, durante el período previo a las inspecciones que habían sido acordadas para supuestamente detectar armas de destrucción masiva. Pero ellos, a lo macho se fueron a la guerra, conformando una entente con Gran Bretaña y España, actitud que no contó con un mandato expreso del Consejo de Seguridad de la ONU. Todavía, el mundo está esperando las pruebas de las armas química, un episodio que causa miles de muertos y la destrucción de un país.

Con el advenimiento del Gobierno de Trump, Estados Unidos se convierte en el primer país que abandona los acuerdos de París sobre el cambio climático, tema de agenda internacional y que preocupa a todo el orbe por el gran deterioro que presenta nuestro planeta, situación en la que tienen gran responsabilidad las grandes potencias

Ya para nadie es un secreto, el doble rasero de Estados Unidos en materia de derechos humanos, por un lado se da el lujo de hacer una especie de lista negra sobre países supuestamente que los violan, pero por la otra y eso está documentado, son múltiples los tratados en materia de derechos humanos que ellos no firman, entre los que podemos mencionar: Los relacionados con los derechos del niño, la discriminación de la mujer, la protección a las personas sometidas a desaparición forzada, la pena de muerte y la Convención de Derechos Económicos Sociales y Culturales, por nombrar algunos.

En octubre de 2017 Estados Unidos anuncia su retiro de la Unesco (la orgnización de la ONU para el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura) porque de acuerdo al criterio de sus gobernantes, esa organización tiene “un sesgo contra israel”.

Es de conocimiento público también que Estados Unidos ha desconocido todas las resoluciones de la ONU donde se solicita el desbloqueo y se condena el embargo a la República de Cuba. Pero ellos se han hecho la vista gorda.

A mi entender, la conducta de los gobiernos de Estados Unidos no es fortuita, sino que obedece a un plan, desconocer a las organizaciones internacionales y al derecho internacional, porque ya la correlación de fuerzas y las orientaciones que desde allí se imparten, son contrarias a sus propios intereses expansionistas. Por ello, con la alcahuetería de la Gran Bretaña, España, y ahora en la cumbancha Francia, pretende crean una nueva entente de poder, que les permita cumplir con sus nuevos sueños de dominación mundial. El mundo debe estar alerta frente a esta nueva arrematada de estos países, que aunque, tiene todavía mucho poder, están sometidos a crisis internas que pretenden superar provocando guerras en el Orbe. Al margen del derecho internacional, esta nueva entente pretende dominar al mundo.

Jesús Sotillo Bolívar

Etiquetas: ; ;