Conforme al Estatuto de Roma, los “asesinatos deliberados” son crímenes de guerra, recordó este viernes el relator especial de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos humanos en Palestina, Michael Lynk, en referencia a las muertes de manifestantes en Gaza, ocurridas esta semana por disparos de militares israelíes.

Al intervenir en una sesión urgente del Consejo de Derechos Humanos convocada en Ginebra (Suiza) para debatir sobre la situación de la Franja de Gaza, Lynk, advirtió de que cualquier condena de lo ocurrido en los últimos días “estará vacía si no va acompañada de una persecución ante la Justicia y de una rendición de cuentas”.

El relator cifró además en “más de un centenar” el número de manifestantes muertos “a manos de los militares israelíes y en más de 12 mil los heridos”, muchos de ellos con lesiones “devastadoras”, recoge Hispantv.

“Las protestas de Gaza han sido casi totalmente pacíficas y sin armas. Miles y miles de personas han marchado, cantado, protestado por sus condiciones de vida y reclamado el derecho a un futuro mejor”, afirmó.

El lunes y el martes, pasado, el ejército israelí reprimió violentamente en Gaza las protestas de los palestinos que tuvieron lugar por el traslado de la embajada de EE.UU de Tel Aviv a la ciudad palestina ocupada de Jerusalén, así como por el 70º aniversario del Día de la Nakba (“catástrofe”, en árabe), en el que Israel comenzó a expulsar a los palestinos de sus hogares.

Antes de las declaraciones de Link, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Raad al-Husein, declaró que el régimen israelí debe poner fin a la ocupación de los territorios palestinos, donde la gente está “enjaulada en tugurios desde que nacen hasta que mueren”.

“La ocupación debe terminar, de modo que el pueblo de Palestina pueda ser libre”, ha sostenido Raad al-Husein, quien también ha explicado que el “fuerte contraste entre las víctimas de ambos lados” es una prueba clara del uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel, entre cuyas fuerzas sólo un soldado ha resultado levemente herido por una piedra.

Las masacres cometidas por el ejército israelí, así como la escandalosa decisión de Washington sobre Al-Quds, han sido condenadas por numerosos países del mundo, incluso por aliados europeos de Israel, que han manifestado su rechazo a la actuación del régimen de Tel Aviv.