El 19 de mayo, Hay’at Tahrir al-Sahm (HTS) ejecutó a cuatro civiles — «Abd al-Aziz Ruduan», «Hamdi Yazagi», «Tha’ir Salam Alik» y «Hussam al-King» — en el centro de la ciudad de Idlib los acusó de ser «espías» de la inteligencia siria y rusa, informó el medio de comunicación sirio pro-oposición Enab Baladi.

Según Enab Baladi, cuatro civiles fueron acusados ​​de llevar a cabo asesinatos y planear ataques en la gobernación de Idlib por orden de la inteligencia rusa en la base aérea de Hmeimim y la Inteligencia militar siria.

HTS anunció el 10 de mayo que sus fuerzas de seguridad habían capturado tres células de inteligencia de la Inteligencia Militar Siria y la inteligencia rusa después de rastrearlos durante meses. En aquel entonces, un comandante de seguridad de HTS afirmó que estas células habían asesinado a muchos combatientes y comandantes de HTS y del Ejército Sirio Libre.

De manera similar, HTS ejecutó a un civil llamado «Fawaz Ali al-Ahmad» en la aldea de al-Jinah en el campo occidental de Aleppo acusándolo de ser un «espía» de la coalición encabezada por Estados Unidos el 18 de mayo. Activistas de la oposición siria afirmó que al-Ahmad había sido responsable de un ataque aéreo en una mezquita en la aldea de al-Jinah el 16 de marzo de 2017.

En ambos casos, HTS no presentó ninguna evidencia para respaldar sus afirmaciones. Esto llevó a los activistas sirios progubernamentales a creer que el grupo radical está fabricando estos cargos para deshacerse de sus oponentes.

Fuente