Los buques rusos que transportan suministros militares continúan cruzando el mar Mediterráneo hacia la ciudad portuaria siria de Tartus como parte del apoyo de Rusia para ayudar al gobierno sirio a luchar contra el grupo terrorista en todo el país asolado por la guerra.

Ayer, otro barco ruso, el buque de aterrizaje de clase Ropucha LSTM Azov 151, cruzó el Bósforo en dirección al Mediterráneo rumbo a Tartus para su quinto despliegue de campaña en Siria en 2018.

Anteriormente, Rusia le ha proporcionado al ejército sirio la última versión de los misiles Kornert-D antitanque, ampliamente utilizados por las Fuerzas Sirias en la ofensiva de Hama del norte.

Kornet-D es una plataforma ATGM rusa basada en el GAZ-2975. Emplea misiles Kornet-EM en variantes tandem-HEAT o termobáricas

Fuente