Estados Unidos puede tratar de cambiar al que ellos llaman el »régimen» en Venezuela de la siguiente manera: la reelección de Nicolas Maduro organizando una revolución o incluso invadiendo militarmente el país, dijo el lunes el experto del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos Igor Pshenichnikov

«Los estadounidenses han estado manteniendo el control de la crisis económica» en Venezuela, lo que limita el acceso de las empresas del país al sistema bancario internacional. «Buscaban despertar el descontento popular que podría usarse para organizar una revolución del color», agregó el experto. «Una invasión militar directa por parte de Estados Unidos y sus aliados tampoco está fuera de discusión», dijo Pshenichnikov.

Según él, la razón de la política de Washington es que «Venezuela ha adoptado una fuerte postura antiestadounidense y reconoce su papel dominante ni en los asuntos latinoamericanos ni en el escenario internacional». «Otra razón es la cooperación de Venezuela con Rusia», agregó el experto.

Pshenichnikov enfatizó que la negativa a reconocer los resultados de las elecciones venezolanas, expresadas por Estados Unidos y varios países latinoamericanos, no fue una sorpresa. Señaló que en la Cumbre de las Américas celebrada en la capital peruana, Lima, en abril, 16 países de la región firmaron una declaración de que no reconocerían el resultado de las elecciones presidenciales venezolanas debido a la falta de transparencia del proceso electoral. . Por lo tanto, en palabras del experto, «EE. UU. Ha establecido un bloque anti venezolano y allanado el camino para nuevas acciones dirigidas a ejercer presión sobre el país».

El actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ganó las elecciones del domingo, recibiendo más de 5.8 mil votos, mientras que su principal rival fue Henri Falcon, en representación del Partido Progresista Avanzado, obtuvo alrededor de 1,8 millones de votos. La participación electoral fue un poco más del 46%.

Falcon se había negado a reconocer los resultados de las elecciones incluso antes de que fueran anunciados. A principios de mes, Estados Unidos, varios países de América Latina, así como España, dijeron que no reconocerían el resultado de las elecciones venezolanas.

Fuente