Rusia todavía usa extensamente una gran base aérea en el centro de Siria para lanzar ataques contra las posiciones de los grupos rebeldes en todo el país, revelan imágenes satelitales.

Las imágenes, publicadas en línea, muestran claramente cuatro jets SU-25, así como un escuadrón de helicópteros que incluyen tres helicópteros de ataque Ka-52.

La altamente operacional base aérea T-4 alberga fuerzas rusas e iraníes que ayudan al ejército sirio a combatir a los grupos terroristas en todo el país devastado por la guerra.

El mes pasado, la sección de la base aérea de Irán fue atacada con misiles por aviones de combate israelíes, que mataron e hirieron a una docena de soldados sirios y asesores militares iraníes.

El ataque, según fuentes israelíes, tuvo como objetivo un edificio operado por expertos militares iraníes que voló repetidamente aviones no tripulados en los territorios israelíes.

Fuente