La batalla por la ciudad histórica de Damasco ha terminado en una victoria completa para el ejército sirio después de más de siete años de lucha.

Liderados por su 4ª División Mecanizada y tropas de la Guardia Republicana, el Ejército Sirio pudo presionar a los últimos terroristas del Estado Islámico (ISIS) dentro del Campo Yarmouk y Hajar Al-Aswad para que entregaran sus posiciones a cambio de transporte al este de Siria.

Esta transferencia de terroristas del Estado Islámico a la región de Badiya Al-Sham en Siria marcó el final de la Batalla de Damasco y una victoria decisiva para el gobierno sirio.

Con Damasco asegurado, el ejército sirio se concentrará ahora en las provincias meridionales de Dara’a y Al-Quneitra, que han sido durante mucho tiempo un problema para el gobierno.

Fuente