La política del Donbass del régimen de Poroshenko causó víctimas civiles a una escala nunca antes vista desde la Segunda Guerra Mundial, y Kiev no va a detenerse, dijo el martes el jefe de la República Popular de Donetsk, Aleksander Zakharchenko, en una sesión del Tribunal Popular Ucraniano.

«Cualquier guerra es esencialmente malvada. No puedes permanecer indiferente. Puede parecer cínico, pero el escenario en desarrollo involucra la muerte de niños, mujeres y ancianos. Lo que ahora está sucediendo es la tragedia más terrible que nuestra tierra no ha experimentado desde la Gran Guerra Patriótica», dijo Zakharchenko, quien tomó el estrado en la audiencia del del Tribunal Popular Ucraniano como testigo.

La guerra del Donbass es el genocidio de la población regional cometido por Kiev. Es evidente no solo por los enfrentamientos contra civiles sino también por bloqueos financieros, económicos y de transporte, y la denegación de medios de subsistencia para las personas.

«Las pensiones han estado disminuyendo consistentemente desde el 2014 y las autoridades ucranianas dejaron de pagarlas por completo. A partir de hoy, Ucrania no está haciendo ningún pago de asistencia social en la región. Todos los beneficios sociales disponibles en la República Popular de Donetsk cuentan con recursos de de la RPD», dijo Zakharchenko. «Introdujimos el control externo en las compañías metalúrgicas cuya fuerza de trabajo junto con miembros de sus familias es de 150,000 a 180,000; quieren dejar a estas personas sin trabajo y sin las oportunidades de ganar salarios, vestirse y educar a sus hijos».

Por separado, Zakharchenko abordó la ley de reintegración del Donbass. Este documento es el intento de las autoridades ucranianas de encontrar una excusa para la muerte masiva de civiles. «A partir de hoy, la situación de la línea de contacto está empeorando, a juzgar por el número de ataques y los intentos de sondear nuestras posiciones de defensa; creo que Ucrania se está preparando para una nueva ofensiva», dijo.

Según la información más reciente proporcionada por la defensora del pueblo de la RPD, Darya Morozova, 4.626 personas han muerto como consecuencia de los bombardeos de las fuerzas ucranianas en las zonas no controladas por las autoridades de Kiev desde el comienzo del conflicto.

El del Tribunal Popular Ucraniano presentó cargos contra ocho personas, entre ellos el presidente ucraniano Piotr Poroshenko, el ministro del Interior Arsen Avakov, el secretario del Consejo de Seguridad Nacional Alexander Turchinov, el primer ministro Vladimir Groisman, el jefe del Estado Mayor Viktor Muzhenko, el ministro de Defensa Stepan Poltorak, el parlamentario Andrey Parubiy y el ex primer ministro Arseniy Yatsenyuk.

El Tribunal Popular Ucraniano establecido por activistas ucranianos que viven en Donetsk y Lugansk está examinando casos de conformidad con la legislación de Ucrania y las normas de derecho internacional.

Fuente