Cientos de manifestantes se reunieron en Tel-Aviv para una protesta semanal anticorrupción el domingo, exigiendo la renuncia del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.