El FBI ha tomado el control de un servidor en el centro de una red global de enrutadores que la autoridad estadounidense sospecha que está dirigida por un supuesto grupo hacker ruso, dijeron los medios locales.

La agencia afirma que los hackers, identificados como Fancy Bears, infectaron 500.000 enrutadores con malware sofisticado creando una botnet, según la publicación Daily Beast.

Según los informes, los equipos infectados tienen instalados complementos especialmente diseñados para espiar el tráfico de Internet del usuario y recopilar credenciales o paralizarlos a voluntad.

El dominio clave fue asumido por la policía de los Estados Unidos el miércoles en una operación que apuntaba al filtro VPN, dijo la fuente. Los hackers fueron acusados previamente de supuestos vínculos con el Kremlin y del papel en el ataque cibernético en los servidores del Comité Nacional Demócrata en el 2016.

Fuente