El proyecto de ley del Senador Jeff Merkley de Autorización para el Uso de la Fuerza Militar-(AUMF) garantizaría que el Congreso debe votar pro-activamente antes de que el presidente pueda comenzar y expandir las guerras. También establecería controles y equilibrios adicionales, incluida una cláusula de caducidad de tres años, un límite para las tropas terrestres y un requisito para adherirse al derecho internacional.

«Hoy presento hoy una alternativa que garantizará que Estados Unidos no permanezca en un ciclo interminable de guerras ni ceda las autoridades constitucionales al presidente», dijo Merkely en un comunicado el miércoles. «Necesitamos restaurar la visión de la Constitución y asegurarnos de que el Congreso, no el Presidente, tenga la última palabra en la decisión de enviar nuestras tropas a la batalla».

El proyecto de ley de Merkely ofrece una alternativa a otra medida de la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar-AUMF, que fue presentada por los senadores Bob Corker y Tim Kaine, y actualmente está siendo debatida por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

«En esencia, el proyecto de ley ante el comité faculta a los presidentes a ampliar el alcance de la guerra contra el terrorismo de los Estados Unidos a nuevos grupos y geografía sin solicitar autorización previa del Congreso. Y debido a que ese proyecto de ley no tiene vigencia, prepara el escenario para una guerra sin fin»,- dijo Merkley sobre la medida de Corker-Kaine.

Las administraciones Trump y Obama citaron las dos resoluciones de la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar-AUMF aprobadas por el Congreso después de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York y Washington, DC como la base legal para las fuerzas estadounidenses que combaten a los terroristas en Siria, Irak, Afganistán y partes de África.

Sin embargo, los miembros del Congreso han afirmado que se necesita una nueva Autorización para el Uso de la Fuerza Militar-AUMF para satisfacer un requisito constitucional de que el Congreso declare la guerra y no el presidente.

Fuente