En EE.UU., la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés) aprueba penalizar a los jugadores que se arrodillen mientras se escucha el himno nacional. La nueva política impone una multa al equipo en caso de que alguno de los futbolistas rechace estar de pie mientras se entonan las notas. El gesto de arrodillarse es considerado por los atletas como una forma de protestar contra el racismo y la brutalidad policial.