El 24 de mayo, aparecieron múltiples informes sobre ataques estadounidenses e israelíes contra las instalaciones de las fuerzas gubernamentales en Siria.

Inicialmente, los medios estatales sirios y el brazo informativo de Hezbollah en Siria afirmaron que los aviones de combate de la coalición encabezada por los Estados Unidos habían atacado a las fuerzas gubernamentales cerca de la estación de bombeo T2, Al-Bukamal y Al-Mayadin. La coalición liderada por Estados Unidos negó estos informes. Más tarde, los medios estatales rusos que citaron algunas fuentes militares rusas dijeron que ningún ataque aéreo de la coalición encabezada por los Estados Unidos habían hecho hacia a las fuerzas gubernamentales sirias.

Más tarde ese mismo día, fuentes pro-gubernamentales anunciaron que los ataques aéreos israelíes se habían dirigido contra la base aérea de Al-Dabaa en el sudoeste de Homs. El ejército sirio confirmó el ataque y dijo que las Fuerzas de Defensa Aérea de Siria (SADF) lo habían rechazado. Algunas fuentes afirmaron que los lanzamientos de misiles de las Fuerzas de Defensa Aérea de Siria fueron causados por una falsa alarma. Sin embargo, esta versión aún no está confirmada.

Fuente