Ayer viernes falleció la segunda de los tres sobrevivientes del accidente aéreo ocurrido en Cuba hace una semana, por lo que se eleva el número de víctimas a 112, con lo que solo queda hospitalizada una mujer con pronóstico reservado, informó el Ministerio de Salud de la isla caribeña.

En un comunicado del ente oficial, la dama de nombre Emiley Sánchez, de 40 años, murió “a consecuencia de las severas lesiones traumáticas y las quemaduras sufridas en el accidente aéreo” registrado el 18 de mayo. El médico Carlos Martínez, director del hospital Calixto García de La Habana, donde era tratada Sánchez de la O, había advertido sobre el “alto riesgo de complicaciones” que presentaba, pues tenía quemaduras en 41% de su cuerpo (34% de ellas profundas).

Tres mujeres habían sobrevivido a la caída de la nave y llegado al hospital. El pasado lunes murió la primera de ellas, Gretell Landrove, de 23 años. Tras el fallecimiento de Emiley este viernes, la única que aún lucha por recuperarse es Mailén Díaz, de 19 años, quien se mantiene con pronóstico reservado.

El Boeing 737-200 en que viajaban las tres mujeres desde La Habana a Holguín se estrelló al mediodía del pasado viernes cuando acababa de despegar desde el aeropuerto internacional de La Habana, con 113 personas a bordo. Del total de fallecidos, 101 son cubanos -entre ellos cinco niños- seis tripulantes mexicanos, y cinco pasajeros extranjeros: una pareja de argentinos, una mexicana y dos saharauis.

El gobierno cubano, que anunció el jueves el hallazgo de la segunda caja negra de la aeronave, adelanta una investigación y ya logró identificar a 66 de los muertos, algunos de los cuales ya fueron sepultados en sus respectivas provincias.