Los partidos musulmanes chiítas libaneses, Hizbulah y Amal, coincidieron en su irrestricto apoyo a la causa palestina contra el ocupante israelí, destaca hoy un reporte de sus respectivas oficinas mediáticas.

Esa línea de trabajo la expresaron los jefes de Hizbulah, Hasan Nasrallah, y de Amal, Nabi Berri, durante un encuentro la víspera que incluyó varios temas hacia lo nacional e externo.

Ambas figuras debatieron sobre los recientes acontecimientos en la región, en especial la masacre que la entidad sionista comete contra la indefensa población palestina en la Franja de Gaza y Cisjordania.

‘…apoyamos con todos los medios la causa del oprimido y ocupado pueblo’, dice una declaración conjunta citada hoy aquí.

En cuanto a la situación libanesa, las dos personalidades convinieron en evaluar de positivos los resultados de las elecciones generales que reflejaron el compromiso popular con el eje de la Resistencia y la construcción de un gobierno.

El texto refiere satisfacción de las dos partes con las designaciones de Berri presidente del Parlamento y la de Saad Hariri como primer ministro.

También abordaron temas económicos, financieros y administrativos, con énfasis en el combate contra la corrupción y la venalidad.

Amal y Hizbulah forman parte del Bloque de la Resistencia que obtuvo 29 curules y también recibe apoyo de otras fuerzas que colocaron a ese conglomerado en posiciones decisivas dentro del parlamento.