A 208 años de conformarse el primer gobierno criollo, los argentinos no se resignan a la pérdida de su soberanía y derechos como resultado de las políticas neoliberales y entreguistas de la administración de Mauricio Macri.