Autoridades de México detuvieron ayer domingo a un ex policía por su presunta vinculación en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero en septiembre de 2014.

En rueda de prensa, citada por EFE, el secretario de la Gobernación, Alfonso Navarrete, señaló que el arresto se llevó a cabo en Guerrero, debido a que el sospechoso–identificado como Alejandro «N»–cuenta con «una orden de aprehensión vigente por los delitos de delincuencia organizada y secuestro».

Con la aprensión de este antiguo agente de la policía, ya son 129 personas que se encuentran imputado por el caso de Iguala.

El 26 y 27 de septiembre del 2014, hace tres años, en el municipio Ayotzinapa de la ciudad de Iguala, estado Guerrero (suroeste de México), desaparecieron estos 43 estudiantes pertenecientes a la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

Esta versión ha sido cuestionada por los padres de las víctimas y por organismos internacionales, que han denunciado irregularidades y debilidades en la investigación oficial, han pedido que se investigue al Ejército y la Policía Federal y consideran científicamente imposible la quema de 43 cuerpos en ese vertedero.

A casi cuatro años del hecho, se desconoce qué ocurrió con los 43 estudiantes y solamente han sido identificados los restos de dos de los jóvenes.