Los países de la OPEC + intentarán mantener el acuerdo sobre la limitación de la producción hasta fin de año, a pesar de las intenciones declaradas de aliviar las restricciones actuales. El mercado ya ha jugado parcialmente las declaraciones sobre el próximo crecimiento de la producción, según los analistas. Sin embargo, no descartan que el petróleo este año aún pueda caer a $60 por barril.

Después de la declaración del presidente estadounidense Donald Trump sobre la retirada estadounidense del acuerdo nuclear con Irán el 8 de mayo, el ministro de Energía saudí, Khalid Al-Falih, dijo en Twitter que el país estaba listo para recuperar los volúmenes de petróleo que podrían desaparecer del mercado si se implementan sanciones

En el Foro Económico de San Petersburgo, Al-Falih y su homólogo ruso, Alexander Novak, discutieron la cuestión de cuánto se puede recaudar, aunque no mencionaron las cifras. Según fuentes de Reuters y TASS, los ministros discutieron un aumento gradual en la producción de 1 mln de barriles por día.

A partir de abril, los países de la OPEP + redujeron la producción en 2,7 millones de barriles por día con una cuota de 1,8 millones de barriles frente al nivel de octubre del 2016. El acuerdo se ha cumplido en gran parte debido a una fuerte disminución de la producción en Venezuela, que en lugar de la promesa 100.000 barriles redujeron la producción debido a la crisis económica en 650.000 por día.

La suavización de las restricciones aún no se ha discutido con otros países de la OPEP +, el tema será considerado en una reunión programada en Viena del 22 al 23 de junio. Hasta ahora, los líderes del acuerdo solo prometieron que el ablandamiento de las cuotas será fluido, para «no causar choques en el mercado». Inmediatamente después de las declaraciones, los precios del petróleo reaccionaron al perder un 2,5% y caer por debajo de los 77 dólares por barril. Durante la sesión de negociación abierta el lunes en la Bolsa de Moscú, el petróleo Brent cayó por debajo de $75 por barril.

Sin embargo, según los analistas, la retirada total del acuerdo está fuera de discusión. «Más bien, es un trabajo para reformatearlo, adaptándolo a las cambiantes condiciones del mercado», dijo la directora de investigación de Vygon Consulting, Maria Belova.

«No es necesario esperar un retorno oficial a la política de crecimiento desenfrenado de la producción, como en el 2015», dijo el director del departamento de corporaciones de Fitch, Dmitry Marinchenko. Según él, de una forma u otra, es probable que se mantenga el acuerdo: los participantes aumentarán gradualmente las cuotas.

En general, los expertos coinciden en que Rusia y Arabia Saudita podrán aumentar la producción en dos o tres meses. Durante este período, la capacidad de la OPEP de 3,4 millones de barriles por día, liberada del acuerdo, puede llenarse, dijo Belova. En el momento en que comenzó el acuerdo, se estimó en 2.2 millones de barriles por día.

«Arabia Saudita y Rusia generalmente han preparado el mercado para una posible decisión de aumentar gradualmente la producción, por lo que los precios no deberían reaccionar excesivamente cuando se tome una decisión», agregó Marinchenko. En su opinión, la baja de precios por debajo de $60 por barril este año es poco probable.

Irán, según Marinchenko, no podrá bloquear la decisión de la OPEP + de aumentar la producción, dijo Marinchenko. Arabia Saudita y Rusia quieren preservar los acuerdos formales y, lo más probable, tratar de persuadir a Irán, dijo. «En particular, pueden prometer asistencia para eludir las restricciones estadounidenses», agregó Marinchenko.

El tema principal, de acuerdo con los analistas, sigue siendo la forma en que otras partes del acuerdo reaccionarán ante el cambio en la política. «No podemos descartar que comiencen a tratar el acuerdo con menos seriedad», dijo Marinchenko.

«La situación puede impulsar a otros participantes del mercado, por ejemplo, Irak, a aumentar la producción más libremente, lo que incluso puede empujar los precios aún más», dijo la experta en el centro de energía de la escuela de negocios Skolkovo, Ekaterina Grushevenko.

Según Belova, teniendo en cuenta las previsiones actuales de demanda y suministro para la segunda mitad del año, así como el factor de Venezuela e Irán, la alianza aumentaría la producción de manera óptima en 300.000 barriles por día, con un mayor crecimiento hasta el final de año.

Marinchenko recordó: «Hay muchos factores sobre los que la OPEP + no tiene poder: tensiones geopolíticas, demanda y petróleo de esquisto bituminoso».

Fuente