El presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, repudió ayer lunes el comunicado de la Unión Europea, organismo que “de manera insolente pretende meter sus narices en la vida interna de Venezuela”, al cuestionar el proceso electoral y democrático celebrado en la nación suramericana el pasado 20 de mayo, en los que obtuvo una victoria popular y fue ratificado en la Presidencia para el período 2019-2025, con más de 6 millones de votos.

Estos insolentes enemigos de la Patria repiten sus amenazas, manipulaciones, sus coacciones y mentiras todos los días “y Venezuela debe decir ‘fuera de aquí UE’, basta ya de intromisión y de intervencionismo, ya basta ya de viejos colonialismos, que echamos con las armas de tierras suramericanas”, dijo el jefe de Estado.

En la Primera plenaria Consejo Federal de Gobierno 2018 ampliado, celebrado en la ciudad capital, Maduro recordó que “Venezuela no es herencia de nadie”, por el contrario, “es una tierra fértil para las ideas republicanas y para las ideas independentistas y la acción libertaria”.

Y “no está de más decirlo una vez más: Venezuela tiene una Constitución legítima, aprobada por el pueblo y que ha convocado 24 veces elecciones para consultar temas de interés nacional y elegir sus autoridades municipales, regionales, Parlamento y la Presidencia de la República”, agregó.

En ese contexto, llamó al pueblo y las autoridades del Ejecutivo “defender la verdad de Venezuela con orgullo, belleza y creatividad; es la tarea fundamental de las venezolana y los venezolanos hoy por hoy”.

Denunció que Estados Unidos y los viejos imperios del continente europeo se creen dueños, policías y jueces del mundo.

Debemos, en una agenda común, “repudiar las sanciones criminales que se pretenden contra el comercio, las finanzas y la economía de nuestro país, que hacen sufrir al pueblo venezolano”, indicó.