El presidente sirio Bashar Assad puede estar dispuesto a comprometer las ambiciones regionales de Teherán y limitar las operaciones en algunas partes de Siria después de reconocer que la presencia de Irán complica una ofensiva del ejército sirio en el sur del país, dijo ayer miércoles Yakov Kedmi, un alto funcionario de inteligencia israelí de alto rango.

El lunes, los medios israelíes informaron que Israel y Rusia habían llegado a un acuerdo para desplegar tropas sirias en la zona fronteriza al sur de Siria, pero no a las fuerzas de Irán ni al movimiento Hezbollah. El martes, una fuente dijo a Sputnik que las conversaciones sobre la zona de desescalamiento en el sur de Siria habían estado en marcha durante algunas semanas y que no se permitiría que tropas o milicias iraníes permanezcan en el área.

Los medios rápidamente trazaron un paralelo entre los informes no confirmados y la declaración del lunes del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, donde el ministro subrayó que solo las tropas del gobierno sirio deberían tener presencia en la frontera sur del país, que está cerca de Israel.

«El objetivo principal de Assad es restablecer la integridad de Siria y, para ese fin, confió en la ayuda de Irán. Si la participación de Irán obstaculiza esta meta, también contradice los intereses de Assad. Si la liberación de los territorios del sur de Siria en la frontera israelí es complicado por la participación de las fuerzas iraníes, puede estar interesado en limitar la presencia de las tropas iraníes en el área», dijo Kedmi.

El experto israelí asumió que la próxima ofensiva siria y la retirada de Hezbolá y las fuerzas relacionadas con Irán de la línea de separación en los Altos del Golán sería el centro de las próximas conversaciones entre la delegación israelí encabezada por el ministro de Defensa Avigdor Lieberman y los oficiales militares rusos.

Según el servicio de prensa del ministro de defensa israelí, se esperaba que Lieberman se reuniera con el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, en Moscú el jueves.

«Estas conversaciones están destinadas a coordinar acciones para garantizar que la ofensiva del ejército sirio en el sur del país no permita la participación de ninguna fuerza pro iraní, para garantizar que no lleguen a ningún punto cerca de la frontera israelí», explicó Kedmi.

Según el experto, Lieberman aprovechará esta oportunidad para destacar que Israel no acepta la presencia de Irán en toda Siria y, a la larga, no estará satisfecho con la retirada de las fuerzas iraníes solo de las zonas fronterizas.

A su vez, Mohammad Marandi, profesor de la Universidad de Teherán, dijo el miércoles a Sputnik que estaba sorprendido por las demandas israelíes de mantener a las fuerzas iraníes lejos de la frontera siria con Israel debido al simple hecho de que «Irán no tiene ni tuvo nunca fuerzas en el sur de Siria».

«Irán no participa en todas las operaciones en Siria. Los iraníes no tienen presencia en el sur, al contrario de lo que los israelíes siguen diciendo», dijo.

Según el experto iraní, los informes de que Israel recientemente alcanzó objetivos iraníes y destruyó el 80 por ciento de la infraestructura militar de Irán en Siria, fueron una «pura invención».

«No había objetivos iraníes y no había soldados iraníes. Fue una fabricación, probablemente, porque [el primer ministro israelí Benjamin] Netanyahu quería [crear] un programa de propaganda para sus propios propósitos internos debido a las acusaciones de corrupción en su contra»,-Marandi explicó.

Hizo hincapié en que Irán estaba presente en Siria a pedido del gobierno sirio y continuaría apoyando al pueblo sirio «mientras lo necesitara».

En los últimos años, las fuerzas de Assad han recuperado vastos territorios, que se habían perdido desde el estallido de la guerra civil siria en el 2011. El ejército se ha estado preparando recientemente para una ofensiva en el sur de Siria.

Las relaciones israelíes con Irán están tensas por el restringido programa nuclear de Teherán, que Israel afirma que todavía existe, la retórica hostil y el apoyo al gobierno sirio y al movimiento libanés Hezbolá, que combatió a Israel durante las sucesivas guerras del país con el Líbano. Las autoridades israelíes han dicho en repetidas ocasiones que Israel no permitirá que Irán convierta a Siria, que ha estado envuelta en una guerra civil desde el 2011, en su punto de apoyo militar.

Fuente