«En aquella época teníamos relaciones muy complicadas. Estoy muy agradecido de que no nos guardan rencor por este asunto. El mayor siempre perdona», dijo Borísov.

Putin respondió diciendo que estaba avergonzado por la charla sobre «quién es mayor y quién es más joven».

Porque a los mayores siempre se les anima a pagar», bromeó el presidente ruso en una rueda de prensa al finalizarlas negociaciones con Borísov. Putin confirmó que Rusia y Turquía están elaborando un plan de suministros de gas a Bulgaria a través del Turk Stream.

«Por lo tanto, la ruta más lógica desde el punto de vista del desarrollo de infraestructura para el Turk Stream —Bulgaria, Serbia, Hungría— fue aprobada a nivel político, a pesar de los dolorosos recuerdos sobre el fracaso del South Stream», escribe el corresponsal de Kommersant, Yuri Barsukov.

Inicialmente, Gazprom consideró dos rutas: a través de Grecia hasta el sur de Italia (el proyecto Poseidón) o a través de Bulgaria, Serbia y Hungría (un ramal más pequeño del South Stream).

La segunda ruta, como señalaron los interlocutores de Barsukov en la industria, siempre fue la más atractiva, ya que hubiese suministrado gas a todos los clientes de Gazprom en la región. Además, era posible utilizar lo ya construido para el South Stream, usar las capacidades existentes del gasoducto y las instalaciones locales de almacenamiento de gas, donde Gazprom es accionista.

Boyko Borisov por su parte agradeció a Vladimir Putin por el hecho de que «no tiene maldad» por las pérdidas en el «South Stream».

Fuente