Cada vez que en los mercados se desatan dudas sobre un país, las entidades financieras sufren en Bolsa esas sospechas. El motivo es que son los principales acreedores de los Estados. La crisis política en Italia está impactando de lleno en la cotización no solo de los bancos de ese país, sino también en los españoles, que durante el último año incrementaron en 8.770 millones de euros o un 32% su exposición neta a la deuda pública transalpina. La ocho bancos cotizados españoles —el Santander, BBVA, Caixabank, el Sabadell, Bankia, Bankinter, Unicaja y Liberbank— elevaron durante 2017 su cartera de deuda soberana italiana de 27.123 a 35.893 millones de euros en conjunto, según los datos recopilados en los informes anuales de esas entidades, pasando a suponer una media del 15% de sus inversiones en renta fija pública.

Solo dos entidades, BBVA y Bankia, redujeron su exposición. La entidad presidida por Francisco González lo hizo un 19,5%, a 9.827 millones, y el grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri un 2,3%, a 4.656 millones de euros. Los otros seis grupos bancarios españoles incrementaron su posición neta en el Tesoro italiano de forma notable. El Santander y Caixabank triplicaron su inversión, Bankinter la duplicó, Unicaja la elevó un 65% y el Sabadell un 60% y Liberbank paso de no tener ni una letra de ese país a invertir 1.285 millones de euros.

La deuda pública italiana está mayoritariamente en manos de inversores nacionales, incluidos los bancos de ese país, y el 35% en carteras de inversores extranjeros, entre ellos los principales bancos españoles. Ahora, a medida que ha venido aumentando la incertidumbre política en Italia, esas entidades han ido sufriendo pérdidas de cotización.

Desde este lunes, justo después de que el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, rechazase el nombramiento de un ministro de Economía eurófobo y ordenase la formación de un gobierno de transición hasta nuevas elecciones, el Santander ha caído un 6,4%, Sabadell un 6,3%, Unicaja un 5,1%, Bankia un 4,9%, BBVA un 4,6%, Caixabank un 4,3%, Bankinter un 2,5% y Liberbank un 2,2%.

Fuente