Los manifestantes salieron a las calles de Sao Paulo, ayer miércoles, para una huelga de 72 horas después de la indignación por los crecientes precios del gas y el combustible.

La gente también exigió la renuncia del jefe de la compañía petrolera estatal Petrobras Pedro Parente, así como del presidente del país, Michel Temer. los manifestantes también pidieron que se defienda a Petrobras contra la privatización y el «desmantelamiento».