Los funcionarios comerciales de China y Estados Unidos vuelven a la mesa de negociaciones antes de la tan esperada visita del secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, para las conversaciones bilaterales que se iniciarán a partir del sábado.

A pesar del reciente cambio de la Casa Blanca en el que ahora se propone aplicar aranceles a los productos chinos , Pekín parece ansioso por mostrar al mundo sus esfuerzos para lograr un mercado más abierto al reducir las restricciones a la inversión y reducir los aranceles en una serie de artículos.

Una delegación estadounidense de aproximadamente 50 miembros llegó a Beijing el miércoles por la tarde para mantener conversaciones a nivel de trabajo antes de las negociaciones a nivel ministerial. Las conversaciones preliminares iniciadas el jueves en el Ministerio de Comercio de China se centraron en aumentar las importaciones chinas de productos agrícolas y energía estadounidenses, según un acuerdo a mediados de mayo en Washington.

Las conversaciones probablemente resolverán los tiempos y los volúmenes en los que China importará más bienes como soja, carne de res, gas natural, petróleo crudo y carbón.

Funcionarios de ambos países acordaron durante la reunión de Washington archivar aranceles adicionales dirigidos a los productos de cada uno. Pero el gobierno del presidente Donald Trump dijo abruptamente el martes que anunciaría la lista de productos específicos para el 15 de junio, aparentemente con el objetivo de volver a ejercer presión sobre China. El movimiento reavivó los temores de una guerra comercial.

Sin embargo, Gao Feng, vocero del Ministerio de Comercio de China, simplemente le dijo a los periodistas el jueves que no deseaba que las fricciones comerciales aumentaran. Al preguntársele si la visita de Ross del 2 al 4 de junio podría cancelarse si las conversaciones a nivel de trabajo fracasan, respondió: «La puerta de China para las negociaciones siempre está abierta».

Los aranceles sobre indumentaria, artículos de cocina y artículos deportivos se reducirán a un promedio de 7.1% del actual 15.9%. Las tarifas en electrodomésticos como lavadoras y refrigeradores caerán al 8% del 20.5%.

El Consejo de Estado también busca aliviar o eliminar las restricciones a la inversión de entidades extranjeras en campos como energía, recursos, infraestructura, transporte, logística y servicios especializados, además de los sectores financiero y automotriz anunciados anteriormente, dijo Gao. Las políticas concretas están programadas para ser reveladas a fines de junio.

Fuente