El primer ministro georgiano, Georgy Kvirikashvili, dijo en una sesión informativa especial el jueves por la noche que no planeaba dimitir para aplacar las protestas en curso en la capital, Tbilisi.

«Tan pronto como esté seguro de que mi renuncia beneficia al país, de que puede mejorar levemente la situación o atenuar las tensiones, no vacilaré ni por un segundo en dar este paso. Sin embargo, esta no es la situación actual», dijo.

La manifestación fue provocada por el asesinato de dos adolescentes en Tbilisi el 1 de diciembre del 2017. Los manifestantes acusaron a los cuerpos de seguridad del país de no investigar adecuadamente la tragedia. Al principio, los manifestantes buscaron la renuncia del fiscal jefe del país, Irakly Shotadze. Sin embargo, después de que se cumplió la demanda, la multitud exigió la renuncia de todo el gabinete, incluido Kvirikashvili.

«Mañana [el viernes] se devolverá el caso para su investigación al Ministerio del Interior de Georgia. El viceprimer ministro y ministro del Interior, Georgy Gakharia, supervisará el proceso, lo encabezará y, por supuesto, seguiré cada paso y controlaré todo el proceso», dijo Kvirikashvili.

«Durante la investigación, que se llevará a cabo por el Ministerio del Interior, los padres de los adolescentes asesinados pueden recibir actualizaciones sobre el mismo a diario», agregó.

La manifestación, que comenzó el jueves por la tarde frente a la oficina del Fiscal General de Georgia, fue organizada por Zaza Saralidze, el padre de una de las víctimas. Temprano en el día, el tribunal de la ciudad de Tbilisi absolvió a todos los sospechosos. La decisión fue un shock para los familiares de las víctimas, quienes se enojaron por la manera en que los fiscales manejaban la investigación del caso de asesinato y acusaron a los agentes del orden de encubrir a los culpables.

Actualmente, una multitud de varios miles todavía permanece frente al parlamento del país. Dicen que se mantendrán en su lugar hasta que se cumplan sus demandas, y harán una tienda de campaña allí si es necesario.

Fuente