A 10 meses de la desaparición del joven argentino Santiago Maldonado, cuyo cuerpo fue encontrado tras una larga búsqueda, sus familiares aún claman por esclarecer los hechos y por justicia.

Bajo la consigna 10 meses de impunidad, la familia del joven tatuador, cuyo caso estremeció dentro y fuera del país, sigue luchando por conocer la verdad de lo sucedido con Santiago, quien desapareció el 1 de agosto del 2017 durante la represión de la Gendarmería en un intento de desalojo contra la comunidad Pu Lof en Resistencia de Cushamen.

Su hermano Sergio, quien tuvo la responsabilidad de estar frente a la lucha para conocer el paradero hasta ser encontrado 80 días después ahogado en el río Chubut, convocó ayer a una charla en la sede de Políticas Sociales de la localidad bonaerense de 25 de mayo junto a su abogada, Verónica Heredia.

Hoy en esa misma ciudad donde nacieron los hermanos Maldonado habrá una marcha para exigir ‘verdad y justicia’, precisó el periódico Página 12.

Hoy, en las redes sociales como twitter, el nombre de Santiago resurge como tendencia y muchos dejan sus fotos, las mismas que circularon durante varios meses el pasado año hasta el día en que fue enterrado.

‘Diez meses sin Santiago Maldonado y el mismo reclamo de justicia: el Gobierno es responsable’, escribió la diputada Myriam Bregman mientras que el legislador Leonardo Grosso subrayó que siguen exigiendo justicia por el joven y hoy marcharán por todos los ‘pibes y pibas’ (jóvenes) que son perseguidos, torturados y asesinados por el Estado.

La familia Maldonado realiza cada mes una movilización, que incluso llevó a distintas ciudades, en su lucha por justicia para Santiago y agradece a aquellos que se han sumado a la causa.

El joven, de 28 años, fue visto por última vez el 1 de agosto cuando fue a solidarizarse con la lucha del pueblo mapuche Pu Lof en Resistencia, que ocupa en la localidad chubutense de Cushamen tierras pertenecientes al millonario italiano Benetton. Ese día por orden de un juez, fuerzas de gendarmería irrumpieron contra los mapuches sobre la ruta 40.

Dos meses de búsqueda intensa y otro más desde que su cuerpo fuera hallado en el río Chubut, la autopsia final del cuerpo del argentino arrojó que falleció de ‘asfixia por sumersión coadyuvada por hipotermia’.