La agrupación anti-sistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el partido ultra-derechista Liga Norte integran la coalición de gobierno y sus líderes Luigi Di Maio y Matteo Salvini, respectivamente, asumieron como viceprimeros ministros.

El jurista Giuseppe Conte prestó juramento ayer como nuevo primer ministro de Italia, al frente del primer gobierno de una coalición euroescéptica integrada por la agrupación antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el partido ultraderechista Liga Norte.

“Ahora, a trabajar para el país”, escribió Conte en la red social Twitter tras el juramento. Profesor de Derecho y un novato en política, el flamante premier había aceptado el mandato para formar gobierno –en su segundo intento– el jueves y por la tarde presentó la lista de sus ministros al presidente de Italia, Sergio Mattarella, un gabinete formado tanto por políticos como por tecnócratas. Durante la ceremonia en el palacio presidencial en Roma, junto a Conte asumieron como vice primeros ministros Luigi Di Maio, líder del M5S, y Matteo Salvini, jefe de la Liga, los dos ganadores de las elecciones del 4 de marzo. Salvini, de 45 años, conocido por sus posiciones contra la inmigración, que había prometido la expulsión de 500.000 inmigrantes ilegales, tiene a cargo también el ministerio del Interior. Mientras que Di Maio, de 31 años, manejará la nueva cartera que engloba los ministerios de Trabajo y Desarrollo Económico, reflejo de sus promesas de carácter social, como el salario de ciudadanía. La inusual alianza del M5S y la Liga había generado preocupación en la Unión Europea (UE) y los mercados europeos puesto que los líderes de ambos partidos tuvieron expresiones ambiguas sobre la UE e incluso a veces de hostilidad, pese al rol de Italia como miembro fundador del bloque y como tercera economía de la eurozona.

“Su designación llega en un momento crucial para Italia y toda la Unión Europea”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una carta enviada a Conte. En la misma señaló que la unidad y la solidaridad son necesarias para superar los desafíos comunes del bloque. “Creo firmemente que nuestra comunidad sólo florecerá si se basa en un diálogo respetuoso y una leal cooperación, que haré lo mejor para asegurar”, agregó.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, también ofreció cooperación al nuevo Gobierno. “A los políticos no hay que medirlos por su retórica, sino por sus hechos”, señaló al grupo de medios alemán RND.

Luego de la ceremonia, Di Maio publicó una selfie (autofoto) en Facebook junto a ocho miembros de su partido que juraron como ministros, con el epígrafe: “¡Miren que espectáculo!” Salvini, por su parte, expresó su alegría en Twitter: “Lo confieso: emocionado y feliz”.

El gabinete formado en total por 20 personas refleja casi un equilibrio entre ambos partidos, pese a que la Liga obtuvo 17% de los votos en las elecciones del 4 de marzo y el M5S obtuvo 32%. Otro de los rasgos que se destacan en el flamante gabinete es la poca presencia femenina: entre las 18 carteras ministeriales solo se encuentran cinco mujeres, pese a las promesas en campaña del M5S que se había autoproclamado como el gobierno del cambio ya que pondría a mujeres en puestos de liderazgo.

El profesor de Economía Giovanni Tria encabezará el Ministerio de Finanzas. Tria es un profesor de economía política cercano a las ideas de la Liga en materia fiscal pero favorable a que Italia permanezca en el euro. En su primera declaración como ministro ratificó su postura: “Ninguna fuerza política quiere salir del euro”, aseguró. Paolo Savona, el economista de 81 años, que había sido inicialmente el candidato al puesto, pero que fue rechazado por Mattarella por sus posturas contrarias al euro, que incluían declaraciones como que la moneda única era una prisión alemana, es ahora ministro de Asuntos Europeos. “Savona está en el lugar justo para renegociar las reglas de la UE”, aseguró Salvini ayer a la prensa.

Los dos partidos en el Gobierno italiano expresaron recientemente una fuerte oposición a la influencia de la UE y Alemania, pero el hecho de que hayan incluido a miembros proeuropeos en el Gabinete, como Enzo Moavero Milanesi que ocupará la cartera de Exteriores, podría enviar una señal tranquilizadora a Europa. La canciller alemana, Angela Merkel, felicitó al nuevo Gobierno y le deseó mucho éxito. “Italia y Alemania tienen una estrecha y amistosa relación en todos los aspectos: político, económico y cultural”, indicó Merkel, que destacó el hecho de que ambos países sean fundadores de la UE y compartan los valores europeos.

Las felicitaciones llegaron también desde Rusia. El presidente Vladimir Putin, saludó al nuevo Gobierno y dijo que espera que contribuya a un desarrollo de lo que llamó una colaboración constructiva italo-rusa. La Liga mantiene estrechos contactos con Rusia. Salvini también visitó en el pasado la península de Crimea, anexionada por Rusia.

El nuevo gobierno tiene que someterse a un voto de confianza en el Parlamento la próxima semana, lo que es un mero trámite ya que el M5S y la Liga tienen en conjunto la mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

Ambos partidos fraguaron su alianza durante un prolongado proceso de negociaciones después de que las elecciones celebradas el 4 de marzo no dieran una mayoría absoluta a ninguno de los partidos o alianzas participantes. La jura ayer del nuevo Gobierno puso fin a tres meses caóticos, que movilizaron también a los mercados, que tras el caos de los últimos días se recuperaron ahora que se eliminó la amenaza de nuevas elecciones.

Ahora hay máxima expectación para ver el camino que seguirá este Gobierno euroescéptico con sus aliados internacionales y si es capaz de cumplir las promesas de campaña en el país altamente endeudado. La deuda pública en Italia es de 2,3 mil millones de euros (2,7 mil millones de dólares), más del 130 por ciento del producto bruto interno (PBI) y, en términos absolutos, prácticamente la más alta del mundo. Pese al endeudamiento, la coalición del M5S y la Liga prometieron recortar impuestos y garantizar un ingreso básico.