Miles de palestinos asistieron al funeral por la voluntaria médica a la que mataron soldados israelíes en las protestas que se produjeron en Gaza, cerca de la frontera con Israel y que provocaron dos muertos y al menos 40 heridos.

Según el ministro de Sanidad palestino, Jawad Awaad, la voluntaria muerta, Razan Najjar, de 21 años, recibió un tiro en el cuello cuando se encontraba atendiendo a heridos.

«Esto es un crimen de guerra», afirmó el ministro.

Awaad explicó que el Ejército israelí disparó a Najjar, a pesar de que iba vestida con uniforme médico.

El diputado árabe israelí Ahmad Tibi, de la Lista Conjunta árabe declaró en una conferencia en Wadi Ara que la muerte de Najjar había sido «un crimen de guerra atroz» y culpó de la muerte de la joven a EE.UU. por haber vetado una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que proponía la «protección internacional» para los palestinos.

Desde que el pasado 30 de marzo empezaron las protestas en Gaza por el derecho al retorno de los refugiados palestinos, han muerto 118 palestinos a manos del Ejército israelí, según datos del Ministerio de Sanidad de Gaza.

El movimiento palestino islamista Hamás, que controla Gaza desde hace once años, ha convocado una gran protesta el 5 de junio con motivo del 51 aniversario del inicio de la Guerra de los Seis Días, en la que Israel ocupó los territorios palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén este, además del Sinaí egipcio y los Altos del Golán sirios.