Cientos de familias sirias desplazadas por la guerra iniciaron su traslado a sus localidades de origen en el sureste de la norteña provincia de Idlib, informaron hoy medios televisivos.

El canal Syrian TV difundió que en un solo día más de 500 residentes ingresaron a Idlib desde territorios aledaños, en decenas de vehículos particulares y con unas cinco mil cabezas de ganado.

Esas personas llegan allí a través del corredor humanitario de Abu Al-Duhur, indicó el reporte, que también precisó que desde la víspera la policía militar rusa les entrega ayuda a los civiles desplazados en ese territorio.

También, personal médico del ejército ruso realiza chequeos de salud a personas afectadas por el conflicto armado, entre ellas niños y mujeres.

Numerosas personas desplazadas manifestaron su alegría por el retorno, tras permanecer largo tiempo en zonas ocupadas por grupos terroristas que maltrataban a los civiles e incluso mataron a muchos de ellos.

Gracias a las solidarias ayudas de Irán y Rusia, el Gobierno de Siria liderado por el presidente, Bashar al-Assad, está en vías de acabar definitivamente con los extremistas.