Los ejercicios de Saber Strike 18 comenzarán en Polonia y los Estados Bálticos de Lituania, Letonia y Estonia, con más de 18,000 soldados de 19 países participando en el evento. También será la primera vez que se llevan a cabo simulacros militares a gran escala en la región.

Según el canal de noticias Haaretz, Israel participará en los simulacros de Saber Strike 18, que marcan los primeros ejercicios militares conjuntos del país con las fuerzas de la OTAN.

Israel está enviando a unas pocas docenas de soldados, quienes están listos para participar en la segunda etapa menos extensa de los simulacros.

El Ejército de los Estados Unidos declaró el domingo que los ejercicios son «una demostración del compromiso y la solidaridad de la Alianza». Subrayó, sin embargo, que Saber Strike 18 «no es una provocación de Rusia».

Previamente, el periódico Die Welt informó, citando fuentes diplomáticas en Bruselas, que la alianza había planeado establecer una fuerza de reserva de 30,000 efectivos en Europa, más cientos de aviones de combate y barcos listos para un despliegue rápido en caso de un ataque imaginario de Rusia . Moscú negó sus planes de atacar a cualquier miembro de la OTAN y enfatizó que la «amenaza rusa» es solo una tapadera para una mayor militarización y para fomentar un conflicto en las fronteras de Rusia.

La OTAN ha estado impulsando su presencia militar en los estados de Europa del Este, desde el estallido de la crisis ucraniana, citando la supuesta interferencia de Rusia en ese conflicto como una justificación para el cambio. Moscú ha rechazado repetidamente esas acusaciones, destacando que son las acciones de la OTAN en la frontera rusa las que son desestabilizadoras.

Fuente