La solicitud de renuncia a la nacionalidad ucraniana del jefe del portal RIA Novosti Ukraina, Kiril Vishinski, fue remitida a la administración del presidente Petró Poroshenko, según informó su abogado Andréi Domanski.

«Enviamos dicha solicitud», declaró el abogado ante las cámaras del canal de televisión Rossiya 1.

Sin embargo, señaló que «no tenemos una confirmación definitiva de que (el documento) ya esté en la administración».

El SBU arrestó el 15 de mayo al jefe del portal, el periodista Kiril Vishinski, al que acusó de alta traición y de haber apoyado las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk (RPD y RPL).

El 16 de mayo se informó de su traslado a la ciudad ucraniana de Jersón, donde el tribunal municipal lo condenó a 60 días de arresto.

Además, fueron registrados los domicilios de la corresponsal de RIA Novosti Ukraina, Liudmila Lisenko, y del responsable de la delegación de la agencia en este país, Andréi Borodín. Ambos periodistas fueron citados a declarar.

Los agentes ucranianos también detuvieron el 23 de abril a la jefa del movimiento ‘Voluntarios de la Victoria’ en Crimea, Elena Odnovol, quien también fue acusada de alta traición.

La portavoz del SBU, Elena Guitliánskaya, explicó que el servicio de seguridad investiga «una red de medios de comunicación controlados por Rusia» y utilizados en «una guerra híbrida contra Ucrania».

Por su parte, la directora de la agencia de noticias Sputnik, Margarita Simonián, considera que el incidente ocurrido es un acto de venganza de Kiev por la construcción del puente de Crimea. Simonián destacó que el portal RIA Novosti Ukraina no está vinculado jurídicamente con la agencia Rossiya Segodnya, pero actúa como su socio informativo.

A su vez, Dmitri Kiseliov, director general de Rossiya Segodnya, exigió a Kiev la liberación inmediata de Vishinski y el fin de la persecución a los medios.

El Kremlin condenó las medidas del SBU respecto a los medios rusos y sus socios en Ucrania y espera que las organizaciones internacionales respondan de forma contundente a Kiev.

En las redes sociales fue lanzado el hashtag #TruthNotTreason —VerdadNoTraición— para mostrar apoyo a Vishinski.

El representante para la libertad de prensa de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Harlem Désir, se mostró preocupado por lo ocurrido y recordó a Ucrania que los países de la OSCE deben respetar la movilidad profesional de los periodistas.

La organización Human Rights Watch (HRW) coincidió con la OSCE y también expresó su «extrema» preocupación.

Además, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) instó a los autoridades ucranianas a poner en libertad a Vishinski al subrayar que «es inadmisible que en un país democrático se detenga a los periodistas que cumplen su deber profesional de informar a la sociedad.

El 1 de junio, el periodista anunció que quiere renunciar a la ciudadanía ucraniana y pidió ayuda en su liberación al presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Moscú exigió la liberación inmediata de Vishinski y el cese de las persecuciones a los medios de comunicación en Ucrania.

Etiquetas: ; ;