Rusia y China están superando a Estados Unidos en la creación de armas hipersónicas, mientras que el Pentágono, a pesar de varios intentos de desarrollarlas, prácticamente ha dejado de trabajar para lograrlo después de numerosos fracasos.

Ahora, al darse cuenta de que todas las superpotencias han dejado a los Estados Unidos atrás, los estadounidenses están tratando de ponerse al día rápidamente, escribe The Washington Post.

Según el periódico, los misiles hipersónicos son capaces de volar a altitudes relativamente bajas a velocidades de hasta cinco millas por segundo. Teniendo en cuenta su trayectoria variable, diferente de la de los misiles balísticos, se vuelve casi imposible para los países protegerse de tales armas con las actuales defensas antiaéreas.

En abril de este año, el Pentágono cerró un contrato con Lockheed Martin para la creación de un prototipo de misiles de crucero hipersónico. El valor del contrato es de US $ 928 millones.

En 2010, Boeing comenzó a probar el prototipo del misil hipersónico Wa-51 Waverider. Sin embargo, después de dos lanzamientos fallidos, el programa se suspendió.

Mientras tanto, Rusia ha desarrollado el misil hipersónico Kinzhal, que actualmente se encuentra en fase de prueba. El caza modificado MiG-31 sirve como el portador de misiles. En total, se han completado 250 vuelos de prueba. El misil puede evadir todos los sistemas de defensa antimisiles y antiaéreos existentes y en desarrollo, y puede llevar ojivas nucleares o convencionales a distancias de hasta 2.000 kilómetros.

Según The Washington Post, el Pentágono tenía un interés especial en las armas hipersónicas durante la «caza» de Osama bin Laden tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Según William LaPlante, vicepresidente de Mitre, que anteriormente era responsable de las compras de la Fuerza Aérea de EE. UU., Parte del problema es que los militares se han relajado demasiado.

«Es fácil volverse tecnológicamente arrogante y asumir que somos los mejores […] Sin embargo, en Rusia y China los ingenieros son muy buenos», dijo.

Esta admisión de que Estados Unidos se está quedando atrás en la guerra hipersónica viene en medio de muchos otros ejemplos recientes de que la tecnología militar rusa es reconocida como superior al armamento de la OTAN y buscada por varios países, incluidos miembros de la OTAN. Estados Unidos ha amenazado repetidamente con sanciones contra países interesados ​​en comprar productos de defensa rusos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;