33.300 Personas han muerto en África entre 2011 y 2016 debido al extremismo violento, según un estudio patrocinado por el Programa de Desarrollo de la las Naciones Unidas difundido este martes. El estudio titulado «Viaje hacia el extremismo en África: motores, incentivos y punto detonante del reclutamiento» se lanzó en la capital Adis Abeba de Etiopía.

La pobreza, la falta de servicios básicos y la represión de los derechos han sido señalados en el estudio como algunos de los principales impulsores del extremismo en África. «El extremismo violento en África pone en marcha un cambio dramático de los beneficios del desarrollo y amenaza con impedir las perspectivas de desarrollo en las próximas décadas. Entre 2011 y 2016, y causó 33.300 víctimas mortales, así como un amplio desplazamiento, creando situaciones de necesidad humanitaria pronunciado y crítico», cita el informe.

Se enumeran los grupos extremistas clave en el continente como Al-Qaeda en el Magreb Islámico, Yama’at Tawhid Wal Jihad fi Garbi Afriqqi a (Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental, Mujao), Jama’atul Ahlus Sunnah Lidda’awat wali Jihad (Boko Haram) y Ansari en Nigeria y Camerún, Harakat al-Shabaab al-Mujahideen (al-Shabaab) en África Oriental; y el Lord’s Resistance Army (LRA) en África Central.

«Bolsillos más pequeños afiliados a la actividad violenta extremista han emergido, con las actividades de muchos grupos que se dispersan a través de las fronteras estatales en los países vecinos, generando nuevos grupos e individuos prometiendo lealtad ya sea a grupos primarios o a ideologías relacionadas, por ejemplo, en Camerún, Kenia, Mali y Níger, entre otros», indica el estudio.

«Se sabe que un número de combatientes extranjeros han viajado desde Sudán a Libia, Siria e Irak, y, en un menor número de casos, a Somalia y Nigeria, para apoyar las actividades extremistas violentas», agregó el estudio.

El embajador Frederic Gateretse-Ngoga, representante de la Unión Africana, dijo que Al-Shabaab en Somalia, es despreciado como debe ser. Pidió la necesidad de derrotar los grupos extremistas, el radicalismo y el extremismo en el continente.

Según el estudio, la pobreza profundamente arraigada y otros factores económicos también han provocado que los jóvenes se suscriban al extremismo. Agrega que, «existe una sensación de agravio y confianza limitada en el gobierno que se extiende en las regiones de África asociadas con la mayor incidencia de extremismo violento».

 

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ;