Según el portal de noticias de Prensa, que cita el Centro de Derechos Humanos del país, los manifestantes bloquearon el edificio de la policía en el centro de la ciudad el martes, pero los agentes del orden público finalmente se han abierto paso. Según los informes, los violentos enfrentamientos dejaron 35 personas heridas y se cobraron al menos seis vidas.

Nicaragua ha sido sacudida por protestas desde mediados de abril. Los manifestantes se han estado uniendo en contra de la legislación que aumenta las contribuciones a la seguridad social por parte de los empleadores y empleados, y disminuye los beneficios generales al mismo tiempo.

A pesar de que el presidente del país, Daniel Ortega, derogó la reforma de la seguridad social posteriormente, los disturbios en el país continuaron.

Las protestas se intensificaron recientemente luego de la decisión de la Iglesia Católica, que inicialmente buscaba mediar la crisis, de suspender las conversaciones de paz hasta que el gobierno permitiera que los observadores internacionales llegaran al país para investigar las numerosas muertes en las protestas.

La semana pasada, la Comisión de Mediación y Testimonio de Diálogo Nacional dirigida por la Iglesia dijo en una declaración posterior a una nueva ronda de conversaciones que las partes habían pedido la «cesación de todo tipo de violencia y amenazas, vengan de donde vengan».

Según los informes, funcionarios del gobierno se reunieron con una amplia gama de grupos civiles que representaban a personas de todos los ámbitos de la sociedad, así como a clérigos y miembros de comunidades indígenas para reducir las brechas.

Unas 200 personas han muerto en las protestas desde el estallido de los enfrentamientos violentos, según lo estimado por varias fuentes.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;