Con Setenta y dos años de edad, Yuri Belov de Zlatoust de la región de Chelyabinsk, ha tejido recuerdos para los fanáticos de la Copa Mundial que vinieron a Rusia para disfrutar de la obra de fútbol.

El jubilado entregó sus obsequios hechos a mano a los fanáticos del fútbol que paseaban por la calle Nikolskaya en Moscú, que se ha convertido en una zona de fiesta improvisada durante la Copa del Mundo.

Los admiradores de Brasil, Camerún, Francia y Rusia quedaron impresionados por la amabilidad y hospitalidad del pensionista, y le agradecieron calurosamente las bufandas de punto, gorras y muñecos de fútbol.

«Además, me habían prometido una exposición en Moscú si lograba tejer al menos 30 artículos. Comencé a trabajar duro para preparar piezas de punto, pero no pude terminar todo antes de la Copa del Mundo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;