La segunda mandataria de la nación latinoamericana enfatizó que en la “reconciliación está la garantía de una paz duradera, que es la que necesitamos”.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, resaltó el martes que el Gobierno presidido por Daniel Ortega no será derrocado a través de focos de violencia, al tiempo que reafirmó sus aspiraciones de paz.

«Somos fuertes, indestructibles, no pudieron, no pudieron, no pasarán», exclamó Murillo en un mensaje a través de medios oficiales.

Murillo recordó la lucha de los sandinistas “contra una dictadura oprobiosa que torturaba, que asesinaba”, en referencia a la de Anastasio Somoza Debayle, derrocada por las fuerzas de las armas el 19 de julio de 1979.

“Esas prácticas eran ya desconocidas en Nicaragua, sobre todo por las nuevas generaciones y de repente la explosión de maldad, de terrorismo”, denunció en referencia a los hechos recientes vistos en el país centroamericano.

En su último informe con registros hasta el 10 de julio la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua informó que el número de víctimas por los focos de violencia subió a 234.

Aún así, sostuvo que hay un “pueblo aprendido” conocedor que en la “reconciliación está la garantía de una paz duradera, que es la que necesitamos”.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;