El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, se disculpó con Dios por sus comentarios anteriores durante una reunión con Eddie Villanueva, presidente y fundador de Jesús Is Lord Church.

Rodrigo Duterte, hablando con una multitud el jueves, dijo que la guerra contra las drogas que inició hizo que incluso Dios fuera su enemigo.

«He hecho muchos enemigos, llegando tan lejos como … Incluso Dios fue incluido. Por supuesto, creo en Dios. Lo que dije era tu Dios no es mi Dios», dijo Duterte, citado por manilastandard.net.

«Dios mío … tiene sentido común. El tuyo no. Hay una separación entre Iglesia y Estado. Debes honrarlo al no invocar a Dios. Puedes criticarme», agregó.
Anteriormente, el presidente dijo que realmente creía en Dios.

«No puedo luchar contra mi fe porque fui bautizado como católico, pero lo suspendí mientras tanto. ¿Sabes por qué? Porque hay una separación entre la Iglesia y el Estado», dijo.

Durante la cumbre del 22 de junio en la ciudad de Davao, Duterte se refirió a Dios como «estúpido» al relatar la historia bíblica del pecado original. Algún tiempo después, Duterte ofreció sus disculpas al Todopoderoso.

Se considera que Filipinas es la única nación dominada por los cristianos en Asia, con más del 86 por ciento de la población, unos 76 millones de personas, que reconocen su creencia en el catolicismo romano.

Duterte lanzó una campaña antidrogas a gran escala en junio de 2016 como seguimiento a su promesa electoral de poner fin a los delitos relacionados con las drogas en el país.

Fuente