La Guardia Revolucionaria de Irán confirmó el domingo que sostuvo juegos de guerra en el Golfo en los últimos días, diciendo que tenían como objetivo «enfrentar posibles amenazas» de los enemigos.

Funcionarios de Estados Unidos dijeron el jueves que Estados Unidos creía que Irán había comenzado a realizar ejercicios navales en el Golfo Pérsico, al parecer aumentando el tiempo de los simulacros anuales en medio de las crecientes tensiones con Washington.

«Este ejercicio se realizó con el objetivo de controlar y salvaguardar la seguridad de la vía acuática internacional y en el marco del programa de ejercicios militares anuales de la Guardia», dijo el portavoz de la Guardia Ramezan Sharif.

El Comando Central de los militares de Estados Unidos confirmó el miércoles que ha visto una mayor actividad naval iraní. La actividad se extendió al Estrecho de Ormuz, un canal estratégico para los embarques de petróleo que los Guardias Revolucionarios han amenazado con bloquear.

El comandante de las guardias Mohammad Ali Jafari «expresó su satisfacción por la exitosa realización del ejercicio naval de la Guardia, enfatizando la necesidad de mantener y mejorar la preparación de defensa y la seguridad del Golfo y el Estrecho de Hormuz y enfrentar amenazas y posibles aventureros actos de enemigos».

Un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que posiblemente más de 100 embarcaciones estuvieron involucradas en los simulacros, incluidas las pequeñas embarcaciones. Funcionarios estadounidenses, dijeron que los ejercicios parecían diseñados para enviar un mensaje a Washington, que está intensificando su presión económica y diplomática sobre Teherán, pero que hasta ahora no utilizan al ejército estadounidense para contrarrestar a Irán y sus proxies.

rán ha estado furioso por la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de retirarse de un acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Irán y volver a imponer sanciones a Teherán. Altos funcionarios iraníes han advertido que el país no cederá fácilmente a una renovada campaña estadounidense para estrangular las vitales exportaciones petroleras de Irán.

Pero Irán no parecía interesado en llamar la atención sobre los simulacros. Las autoridades iraníes no los habían comentado antes y varios funcionarios contactados por Reuters esta semana se negaron a hacer comentarios.

El mes pasado, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, respaldó la sugerencia del presidente Hassan Rouhani de que Irán bloquee las exportaciones de petróleo del Golfo si se detienen sus propias exportaciones.

La aparente amenaza de Rouhani a principios de julio de interrumpir los embarques de petróleo de los países vecinos se ha producido en reacción a las crisis y esfuerzos de Washington por obligar a todos los países a dejar de comprar petróleo.

 

Fuente