EE.UU. ha sido el único país del mundo que empleó armas nucleares en tiempos de guerra. Lo hizo dos veces durante la II Guerra Mundial contra Japón.

Los días 6 y 9 de agosto de 1945, EE.UU. arrojó bombas atómicas contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, respectivamente. Los ataques dejaron graves pérdidas, por el cual se consideran un crimen de lesa humanidad.

Estos siguen siendo los únicos ataques nucleares en conflictos bélicos en la historia. Estados Unidos, actualmente, es el segundo mayor poseedor de armas nucleares del mundo, por detrás de Rusia.