Los terroristas respaldados por Turquía han arrestado al menos a 45 miembros que buscaban la reconciliación con el gobierno sirio en medio de los intentos de Turquía de evitar una ofensiva de Damasco para liberar a Idlib.

Idlib es el último gran territorio aún en manos militantes, cuya captura dejará al ejército sirio sin otra opción que retomar sus territorios en la frontera con Turquía.

El mes pasado, el enviado de Siria a las Naciones Unidas atacó la creciente influencia de Turquía en el norte de su país, llamándolo una «ocupación» y prometiendo «expulsar» a sus tropas.

Las tropas sirias han retomado tres provincias estratégicas en la frontera con Jordania y los Altos del Golán ocupados en las últimas semanas después de llegar a acuerdos de reconciliación con los militantes.

Se informó que fuentes diplomáticas dijeron la semana pasada que Turquía intentaba evitar un escenario similar en Idlib. El domingo, el Frente de Liberación Nacional (NLF), formado con respaldo turco en mayo, arrestó a algunos de sus miembros que buscaban acuerdos de reconciliación.

«El Frente de Liberación Nacional lanzó una campaña hace una semana (…) que alcanzó su punto máximo hoy con el arresto de 45 activistas por la reconciliación y candidatos a elecciones municipales», anunció un vocero en las provincias de Hama e Idlib.

Según informes, Turquía está trabajando para evitar una ofensiva inminente del ejército sirio para desalojar a los terroristas de Idlib, que es el último territorio importante que aún se encuentra en manos terroristas.

Según el portavoz, el NLF ha realizado un total de 60 arrestos desde el comienzo de la campaña.

La semana pasada, una fuente diplomática turca fue citada diciendo que «Ankara está trabajando con otros grupos de la oposición en Idlib para eliminar a los militantes» con el fin de evitar una operación siria.

La mayor parte de Idlib está controlada por Hayat Tahrir al-Sham, antiguo afiliado de Al Qaeda en Siria.

Ahrar al-Sham y Nureddine al-Zinki se fusionaron en febrero con el respaldo turco como el Frente de Liberación de Siria. El 1 de agosto, el Frente de Liberación de Siria se fusionó con otros cuatro grupos militantes para establecer el NLF.

Según el llamado jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, Idlib ha «visto un aumento en el caos de seguridad y asesinatos mutuos entre grupos rebeldes».

El presidente Bashar al-Assad dijo a los medios rusos el mes pasado que la próxima prioridad de Siria era retomar Idlib después de la liberación del ejército de tres provincias en la frontera con Jordania y los ocupados Altos del Golán.

En las últimas semanas, el ejército sirio ha logrado importantes avances territoriales contra los terroristas en el sur del país. Los militantes han estado entregando sus armas pesadas a las fuerzas del gobierno sirio y han dejado a la región en acuerdos de rendición negociados.

Assad dijo el 1 de agosto que la victoria final sobre el terrorismo está cerca gracias a los sacrificios de las fuerzas del ejército sirio.

El Observatorio confirmó las detenciones del domingo y dijo que «casi 50» personas habían sido arrestadas en áreas que se extendían entre Hama e Idlib por «intentos de reconciliación» con las fuerzas gubernamentales y participar en «reuniones con sus servicios de inteligencia».

Fuente