El Gobierno de Daniel Ortega acusa a Estados Unidos de ser el responsable de la crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril. Un intento de golpe de Estado, así califica Daniel Ortega las protestas en contra de su Gobierno que iniciaron a mediados de abril.

El mandatario nicaragüense responsabiliza a Estados Unidos de financiar, lo que él denomina terrorismo. La administración sandinista sostiene que la razón por la que empezaron las manifestaciones fue por el incendio en la Reserva Natural Indio Maíz y luego siguió el reclamo por las reformas a la seguridad social, aunque destaca que las movilizaciones eran un plan en contra de su Gobierno.

Algunos diputados sandinistas señalan que Nicaragua es soberana y por tanto, las otras naciones deben mantenerse al margen de los asuntos internos del país. Ortega culpa a la Administración de Donald Trump de facilitar recursos económicos a grupos opositores de Nicaragua para provocar inestabilidad a su Gobierno.

Esa misma posición tienen los simpatizantes sandinistas, quienes atribuyen las protestas en contra de la Administración Ortega-Murillo al apoyo de grupos extranjeros. Mientras, el Gobierno de Estados Unidos sancionó con la “Ley Magnitsky” a tres altos funcionarios del Gobierno de Ortega, señalados como los responsables de la crisis.

 

Fuente