Desde tres ciudades distintas, cinco mil personas comenzaron a caminar hacia Brasilia para apoyar el registro de la candidatura de Lula da Silva. Alrededor de 5 mil campesinos de todas las regiones de  Brasil  se encuentran participando, desde este viernes, en la  Marcha Nacional Lula Libre , que encabeza el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra ( MST ) a favor de la liberación del expresidente Luiz Inácio  Lula  da Silva.

En la movilización, que se prolonga hasta el miércoles 15 de agosto, los movimientos campesinos se ponen de manifiesto para pedir la participación de  Lula en las elecciones presidenciales del 7 de octubre próximo.

El 15 de agosto llegarán a la capital,  Brasilia , donde habrá una gran movilización para acompañar el registro del ex jefe de Estado como candidato.

Además, el  MST  quiere plasmar en las calles el rechazo de la ciudadanía a las reformas económicas lideradas por el mandatario no electo  Michel Temer , así como llamar a la atención de la población hacia la crisis económica que padece el país.

«Su encarcelamiento no es más que un obstáculo para su candidatura y elección como presidente. Su candidatura recoge las banderas históricas de la clase trabajadora en un proyecto de país con derecho social», dijo una de las directoras del  MST , Marina dos Santos.

Por su parte, el diputado del Partido de los Trabajadores ( PT ), Nilto Tatto, destacó que «Es la primera vez en la historia del país que se ve un proceso de movilización social en el que el pueblo, los movimientos sociales, la sociedad civil organizada y varios partidos políticos, incluso los que tienen candidatura propia, se organizan y se solidarizan para exigir la libertad del presidente  Lula  y garantizar que participe en el proceso electoral «.

Son tres las columnas que comenzaron a caminar desde las ciudades de Formosa y Luziania, en el Estado de Goiás, y Engenho das Lages, en el Distrito Federal. Las tres, rumbo a  Brasilia , capital a la llegada entre el 14 y el 15 de agosto.

Hasta ahora, el exmandatario tiene el derecho de registrar su candidatura el 15 de agosto, pero los movimientos sociales previos a la justicia actuará en contra de estas intenciones populares. Si bien son 5 millones los adherentes que se encuentran caminando, se estima que en la capital se reúnen más de 50 mil personas, entre los marchantes y los que están esperando la llegada de las distintas columnas. Todos ellos, acompañarán un  Lula  en su primer paso por las presidenciales.

El gobierno del presidente de facto,  Michel Temer , está basado en la privatización. Su política ha tenido la pérdida de programas de protección social aplicados desde 2003, denuncian sus detractores.

Asimismo, las organizaciones sociales acusan el aumento de la desigualdad en el país y el aumento de las cifras de pobreza, que hoy alcanza un 11 por ciento.

Por su parte, los sindicatos dieron cuenta de la pérdida de conquistas en materia de seguridad social. Se elevó la edad mínima de jubilación: 65 años para los hombres y 60 años para las mujeres. Disminuyeron los beneficios para la clase trabajadora, aún en tiempos de emergencia y dificultad económica.

Fuente